Reflexión sobre la ofrenda

Publicado en por Miguel

Hemos aprendido que la ofrenda es adoración a Dios y también hemos aprendido que la ofrenda es necesaria para suplir las necesidades de los hermanos y para el avance del reino.


Ahora trataré de integrar estos conceptos

La Biblia dice:

Juan 4:24  Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

En espíritu significa que la adoración no está limitada a un lugar específico y que es con los más bellos sentimientos, y en verdad significa que esta adoración necesariamente va a estar de acuerdo a lo que Dios nos revela en su Palabra.

 

Con esto en mente, leamos 1Juan 4:10

“En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados.”

 

Dios no solo dijo: ¡yo los amo! no fue solo palabras sino que la consecuencia de ese amor por nosotros fue enviar a Jesús... Dios ofrendo a su propio Hijo por amor a nosotros!

 

¡Por supuesto que Dios no pide que sacrifiquemos a nuestro hijo como ofrenda!

 

Pero si nos dice:

 

1Juan 4:11  Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos unos a otros.

 

Dios nos mostró su amor entregando a su Hijo.

Cuando nosotros ofrendamos, nos despojamos, damos no de lo que nos sobra...

¡Hoy en día es difícil que algo nos sobre!

Damos porque sabemos que así adoramos a Dios... así le decimos ¡Te amo Señor!

Y también damos porque sabemos que la evidencia de amar a Dios es que amamos a nuestros hermanos...

 

1Juan 3:17  Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en él?

 

Cuando ofrendamos le decimos a Dios:

Te amo Señor y también amo a aquellos por los cuales diste a tu Hijo.

Te adoro Señor y por eso entrego mi ofrenda, que será usada para el bien de mis hermanos.

 

Cuando ofrendamos debemos tener dos cosas en cuenta

 

1° Ofrendamos a Dios, con una actitud de adoración.

Si tan solo damos por dar, seriamos igual a cualquiera que no conoce al Señor y que da para buenas obras, sin embargo esto no es grato a Dios.

 

2°Además de la actitud correcta tiene que ser para la gloria de Dios.

Dios es glorificado cuando la ofrenda es para el bien de nuestros hermanos, para el avance del reino.

 

Podemos tener una actitud correcta, pero si la causa es mala, entonces, no es verdadera adoración, es decir no es “en verdad” porque no es de acuerdo a las Escrituras.

 

 

Por ejemplo un día visitamos una iglesia e inmediatamente nos damos cuenta que es ese lugar enseñan cosas que son totalmente contrarias a la Biblia, por ejemplo que está bien robar… cosas que hacen daño a los oyentes... Una ofrenda en ese lugar sería una contradicción, es como si dijéramos "Señor te amo" y por otra parte dijéramos

 "no me interesa que los oyentes en este lugar sufran y posiblemente se vallan al infierno por la enseñanza que reciben"

 

 

Una cosa es decir “Señor te adoro” y tirarme bajo el tren, lo cual para nada sería verdadera adoración. Otra cosa muy distinta es decir “Señor te adoro” y entregar mi vida en el campo misionero, lo que si es verdadera adoración.

 

Adoramos a Dios, pero la verdadera adoración a Dios siempre está íntimamente relacionada con el amor a nuestro prójimo.

 

1Juan 4:12  Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros,

 

Como vimos, "amar es entregarnos", es estar dispuestos a estar un poquito más pobre, por amor al necesitado, por amor al bien general de los hermanos que conformamos la iglesia, por amor de los misioneros y de aquellos que han de creer… ¡por amor a Dios!

 

 Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.

 

Ahora, cuando ofrezcamos nuestra adoración en forma de ofrenda monetaria, como al Señor le agrada, hagámoslo en “espíritu y en verdad”

Etiquetado en Iglesia

Comentar este post

Walter 10/05/2016 19:12

Muy bueno